MOTIVACIÓN INTERNA: EL MOTOR PARA ALCANZAR LA DISCIPLINA

La disciplina es un tema complicado. Todos queremos ser disciplinados, pero a la hora de la hora es prácticamente imposible hacerlo. Empezando con levantarse temprano, comer sano, ir al gimnasio, leer un número de páginas de un libro todos los días, repasar el tema que estás estudiando o sea cualquier proyecto que tengas en mente, el punto está en que hagas un trabajo constante que signifique destinar un tiempo exclusivo todos los días durante un tiempo determinado. Esto para muchos, es prácticamente algo imposible

El problema está en que la mayoría, o por no decir todos, buscan estar primero motivados para luego ser disciplinados. Y aquí hay un grave error, ya que la motivación necesita recargarse de manera continua, la motivación suele durar un par de días o un par de horas. Por eso es que es muy difícil mantenerse motivado, mucho más cuando esta motivación viene de afuera; es decir, cuando esperas a que otra persona te motive o esperas escuchar las palabras precisas para inspirarte. Esa es la razón por la que muchas personas buscan alguna frase muy bonita, algún video motivacional que te de justo en el clavo, algún reel en Instagram o algún Tiktok lo suficientemente bueno con palabras muy bonitas e inspiradoras para sentirse motivados, porque si no, levantarte a hacer lo mismo todos los días terminaría siendo demasiado frustrante y agobiante.

Lo que te he mencionado antes, son claros ejemplos de motivación externa. No voy a decirte que está bien o está mal buscar la motivación en cosas o personas ajenas a nosotros; lo que, si busco en este blog, es ayudarte a poder trabajar en la motivación interna, aquella que necesitas como mínimo para trabajar en tu disciplina. Necesitas motivación que venga de ti, aquella que nace y sale de ti, aquella que puedes controlar porque recuerda que mientras tengas todo bajo control puedes decidir qué lograr. A continuación, te mencionaré tres puntos que considero importantes:

 

  • MIRA LO QUE TIENES ALREDEDOR

 Mira lo que tienes a tu disposición, revisa qué es lo que has logrado y cuánto has alcanzado a nivel personal hasta el día de hoy. Para ello puedes hacerte las siguientes preguntas:

      • ¿Qué profesión tienes? 
      • ¿Cuál es tu trabajo? 
      • ¿Te gusta el trabajo que tienes? 
      • ¿Eres independiente? 
      • ¿Tienes el tiempo suficiente para disfrutar de tu vida? 
      • ¿Tienes la suficiente capacidad o los suficientes conocimientos para desempeñarte en cualquier área sin ningún problema? 
      • Tal vez ¿Estás en una posición en la que te detestas ahora mismo?
      • ¿No has logrado comprar una casa o un vehículo? 
      • ¿Tienes dificultades económicas? 
      • ¿Estás mal de salud? 

Revisa todas las áreas de tu vida, dentro de ello está la parte emocional, la parte laboral, la parte de tus relaciones con las personas, la relación con tu familia; en fin revisa absolutamente todos los aspectos de tu vida y resúmelo en una pregunta: ¿te satisface todo lo que has logrado el día de hoy?

 

 

  • VISUALÍZATE EN DONDE QUIERES ESTAR

Esto se resume en un planteamiento de objetivos, metas y ambiciones personales. Para ello puedes plantearte:

      • Lo que quieres lograr
      • Lo que quieres ganar al mes, 
      • Las propiedades que deseas tener bajo tu poder, 
      • Los proyectos que quieres desarrollar
      • Los lugares a dónde quieres viajar
      • Los países que quieres conocer
      • Las comidas que quieres probar
      • Las personas con quiénes quieres estar, 
      • La forma en cómo quieres que te vean las personas
      • La influencia que quieres tener

En otras palabras, plantéate todos los escenarios posibles en dónde quieres estar. 

 

  • IDENTIFICA LA RAZÓN DE TODO

Si el día de hoy estás buscando obtener algunas capacidades o si estás en un proceso de formación y ya tienes todas tus metas claras entonces tienes bastante trabajo por hacer.

Lograr tus objetivos no es algo que vayas a lograr en un par de días; cumplir tus metas te puede tomar meses o incluso años. Desarrollar una empresa exitosa, sobresalir en alguna carrera o empezar a ganar miles de dólares haciendo trading toma tiempo, en algunos casos bastante tiempo. Es por ello, que necesitas ser constante en el trabajo que vienes realizando, necesitas ser una persona disciplinada, y para esto es importante que todos los días te recuerdes el porqué del trabajo que vienes realizando.

Si un día no quieres quedarte hasta tarde trabajando, recuérdate por qué lo estás haciendo, recuerda que tienes que pagar una deuda, recuerda que tienes que cubrir los gastos de la casa, recuerda que tienes una familia por mantener, recuerda que necesitas darle a tu familia una vida digna, recuerda que quieres salir de donde estás, recuérdate que tienes un sin fin de razones para levantarte y mandar al tacho el cansancio, la pereza, el desgano, el desánimo, la falta de motivación o cualquier cosa que te esté deteniendo a trabajar día a día por lo que quieres lograr.

 

 

Teniendo estos tres pasos bien definidos en tu vida, podrás tener un punto de partida. No significa que a partir de ahora vas a ser una persona disciplinada, significa que estás empezando a trabajar en ello. Recuerda que siempre debes buscar la forma de lograr tus objetivos y ello te demandará esfuerzo, ya que nada se logra simplemente con desearlo a profundidad, todo se logra TRABAJANDO.

About Author

Compartir con:

Facebook
WhatsApp
Email

Síguenos en nuestras redes

Artículos Populares

BLOGS

Artículos Relacionados:

Mantenerse Enfocado

MANTENERSE ENFOCADO

Muchas veces nos hemos preguntado: ¿Qué es lo que realmente deseamos lograr en la vida?