¿REALMENTE EL TRADING ES LO TUYO?

¿Cuántas veces te has hecho esta pregunta? ¿Cuántas veces dentro del proceso has sentido que estás caminando en terrenos ajenos a lo que te conviene? Incluso, probablemente pienses que por esa razón las cosas no salen realmente bien. Quizá sientes que llevas muchos meses persiguiendo sueños que se comienzan a tornar imposibles, y que por más que tratas de cambiar tu estrategia, encontrar respuestas, y aplicar lo aprendido; las cosas en realidad no salen bien. Muchas personas llegan a pensar que esto es una señal de que el trading, definitivamente, no es lo suyo.

Debemos ser conscientes de lo siguiente. Si damos un vistaz o a nuestro pasado, nos daremos cuentan de que hemos pasado por un sinfín de experiencias a lo largo de nuestra vida. Desde aprender algo nuevo, llevar a cabo un hobby, emprender algún negocio, etc.; Pero ¿Cuántos de ellos llegamos a terminar? ¿Terminaste de aprender a tocar ese instrumento musical que tanto querías? ¿Hiciste crecer ese negocio propio que habías iniciado? Terminaste de estudiar la carrera de tus sueños? Si las respuestas a todas estas y otras preguntas más que se te puedan venir a la mente, es un no; debes ponerte a pensar si esto realmente es algo que tu querías y si en realidad has dado pelea hasta el final.

 

Si te has rendido antes de tiempo en todos tus proyectos, piensa ¿Acaso fue fácil aprender a caminar o a leer? Seguramente no lo fue y eso no fue razón para rendirte, hoy estás aquí con los conocimientos que tienes porque no renunciaste. Cuando el trading llegó a tu vida, tomaste la decisión de hacer algo diferente y de remediar aquellos fracasos, para hacer de este proceso una gran victoria. Entonces, este es el momento perfecto para responder a la pregunta de si el trading es lo tuyo, con un sí rotundo.

Muchos traders al iniciar, lo hacen muy emocionados y con muchas ansias de empezar a ganar dinero; sabiendo incluso que el proceso de un trader es difícil y que afrontarían muchos retos y desafíos en su camino. El hambre de conocimiento, el enfoque, las ganas de salir adelante y sentir que nada ni nadie puede detenerlos, es lo que les da esa gasolina necesaria para afrontar una gran ruta, lleno de baches y obstáculos. Sin embargo, pasa el tiempo y empiezan a aparecer los verdaderos retos, la gasolina se va acabando y con ello, ese sueño se ve cada vez más lejano, o no tanto lejano, pero si casi imposible de alcanzar.

A pesar de que los traders al iniciar saben lo difícil que puede resultar el camino, no alcanzan a dimensionar correctamente el grado de dificultad que conlleva realizar un proceso de formación. No calculan bien el estrés que tendrán que enfrentar debido a una mala racha, la decepción que puede causarles esto, el sentimiento de culpa por defraudarse a sí mismos y a los que más quieren. Cada vez que se sientan frente a su computadora y dicen “yo puedo” “lo voy a conseguir” y al final esto no ocurre, empiezan a sentir que el corazón esta a punto de salirse de su pecho, y empiezan a rendirse. Si sabían desde el inicio que esto no sería fácil, entonces ¿Qué es lo que sucedió?

Probablemente, no mediste bien la cantidad de gasolina que necesitarías para el arduo camino que ibas a recorrer, y te quedaste a mitad del camino sin saber que hacer y con muchas preguntas o dudas sin poder resolver. Lo que muchos no saben es que, en la mayoría de las veces, las respuestas las tienen ahí en la palma de la mano, en aquel Stop Loss, en aquella cuenta quemada, en aquella racha negativa; ahí esta la respuesta y cuando te das cuenta de ello y aprendes de los errores, obtendrás la gasolina necesaria para continuar.

Todos los traders llegan a esa etapa en donde ya no dan más y se rinden, o están a punto de hacerlo. Cuando esa sensación se hace presente, es el momento es más difícil, en donde sus ganas de alcanzar la rentabilidad parecen inexistentes. Pero todo es cuestión de no rendirse, y cuando se decide realmente no hacerlo, es ahí donde nacerá la mejor versión y el trader que realmente dará todo para alcanzar su objetivo.

Es en ese momento que todo cambia. Después de creer que nada funcionaba, todo empieza a tener sentido, los errores se convierten en enseñanzas y todo es más claro. Por eso, se sabe que un diamante no es más que un carbón que soportó demasiada presión. Recuerda que la decisión está en tus manos, si quieres acabar tu vida siendo un carbón o si dar todo, para terminar con mucho orgullo siendo un valioso diamante.

 

 

 

About Author

Compartir con:

Facebook
WhatsApp
Email

Síguenos en nuestras redes

Artículos Populares

BLOGS

Artículos Relacionados:

Mantenerse Enfocado

MANTENERSE ENFOCADO

Muchas veces nos hemos preguntado: ¿Qué es lo que realmente deseamos lograr en la vida?