RECORDANDO EL PORQUÉ

¿Recuerdas hace cuanto tiempo iniciaste en el trading? Quizá recién lleves un par de semanas, meses o años. No importa en realidad hace cuanto iniciaste, de por si, después de tomar la decisión de recorrer el camino de un trader, un cambio en tu vida o forma de pensar lo hubo, de eso estoy seguro. 

Si bien, puede que ya hayas pasado por diferentes experiencias, desde colocar quizá tu primera operación, tu primer Take profit o incluso tu primer Stop Loss, entre otro tipo de situaciones; ya estás avanzando dentro del camino que te llevará a alcanzar esa ansiada rentabilidad. Pero te pregunto ¿Recuerdas cuál fue la razón por la que iniciaste? Ese motivo especial que te inspira y te llena de sueños y ambiciones ¿Recuerdas cuál fue? Puede que iniciaste por querer apoyar a tu familia, por ganar más dinero, por dejar un trabajo desgastante y aburrido, por querer tener más tiempo, la anhelada libertad financiera, etc. En realidad, cada persona tendrá una respuesta diferente, ya que cada persona también es un mundo diferente. 

Sin embargo, es muy común olvidarnos de ello durante el camino. No les pasa a todos, pero hay un grupo que quizá pierde el enfoque mientras va avanzando. Algunos quizá iniciaron pensando en querer ayudar en casa y terminaron cegándose por la ambición de solo querer mucho dinero. Otros puede que solo lo hayan tomado como algún tipo de pasatiempo o buscar estudiar por cuestiones de aprender algo nuevo; y terminaron volviéndose adictos a ver un gráfico o buscando que todo les salga perfecto al momento de operar. Puede que te suene loco, pero pasa.

La gran pregunta en este caso es ¿Por qué sucede esto? Supongamos que inicias una gran travesía con un destino lejano al cual quieras llegar. Al iniciar, y ser este destino muy lejano, lo más probable es que no puedas visualizarlo; sin embargo, entre más avances llegará un punto en donde puedas hacerlo. Pero, en ese mismo camino, también llegará un punto en donde no puedas ver el final o punto de destino; ni tampoco el punto en donde iniciaste. Estarás a la mitad de todo ese camino, puede que muchos se sientan temerosos, inseguros o ansiosos. Y es en este punto donde la gran mayoría se hace la siguiente pregunta: ¿Regreso o continuo?

¿Qué significa regresar? Pues simplemente perder todo el progreso que has tenido, tirarlo por la borda y volver al punto de partida; para quizá después nuevamente iniciar aquel viaje o simplemente regresar a la vida anterior de tomar aquella decisión. Desde mi punto de vista, esto significa rendirse.

¿Qué significa continuar? Esto es muy sencillo, todo lo contrario a lo que mencioné antes: No rendirse. Es afrontar y seguir avanzando en ese camino poco visible e incierto que tenemos delante nuestro. Es valorar todo lo que hemos ido consiguiendo y tener la fe, de que todo saldrá bien si realmente ponemos de nuestra parte para lograrlo.

Y en el proceso de tomar esta decisión, toma mucha relevancia lo que habíamos mencionado antes: Nuestro motivo. No ves ni lo que hay delante de ti, ni tampoco lo que había detrás tuyo; en otras palabras, es muy probable que ni siquiera recuerdes con exactitud cuál fue el verdadero motivo por el cual iniciaste. Puede que en aquel momento pienses que iniciaste por comprarte algo, lujos y muchas cosas más; pero en realidad ¿Ese era el motivo que dio inicio a todo? Si llegado a este punto, olvidamos la verdadera razón por la que iniciamos y pensamos en motivos banales; probablemente seamos más propensos a bajar la intensidad de lo que venimos haciendo e incluso tirar la toalla y regresar. Sin embargo, si seguimos teniendo claro cuál es el motivo que nos impulsó a dar ese primer paso, y sobre todo, la convicción para poder alcanzarlo, sacaremos la fuerza necesaria para tomar ese nuevo impulso que nos hará llegar al punto final, a nuestro destino.

Llegados a este punto, probablemente inicien nuevos caminos; ya que la vida es así. No existen pausas o paradas eternas; es una caminata sin fin. ¿Y cuál es el destino? Eso solamente lo sabes tú, de hecho, eso lo planteas tú. Si no tienes uno, probablemente sea un camino a la deriva; pero si lo tienes, sabrás que es lo que tienes que hacer para poder llegar hasta ahí. Trader, los resultados que puedas alcanzar en el trading no dependen del mercado, ni de un asesor, ni de tu mentor. Todo está en tus manos; tus resultados como trader y todo lo que puedas lograr de aquí en adelante. Tan solo debes darte cuenta, recordar porqué estás aquí y seguir. No hay más que hacer, la decisión está en tus manos. Decide ser rentable y lo conseguirás. 

 

About Author

Compartir con:

Facebook
WhatsApp
Email

Síguenos en nuestras redes

Artículos Populares

BLOGS

Artículos Relacionados:

Mantenerse Enfocado

MANTENERSE ENFOCADO

Muchas veces nos hemos preguntado: ¿Qué es lo que realmente deseamos lograr en la vida?